Cómo se clasifican las palabras según la semántica

[ 6 ] | Apuntador

Polisemicas

Las palabras que forman parte de un lenguaje se relacionan entre sí en base a lo que significa cada una. Las principales relaciones semánticas que podemos encontrar son:

– Sinonimia

Se da cuando palabras distintas entre sí comparten significado (cuyo significado es igual o equivalente). Se dice entonces que son palabras sinónimas entre sí. Por ejemplo: empezar y comenzar, marido y esposo, etc.

– Antonimia

Existe cuando palabras distintas entre sí tienen además significados opuestos o contrarios. Ejemplos de antónimos son: simpático y antipático, corto y largo, bonito y feo.

Homonimia

Se da en palabras que se pronuncian igual (aun cuando no se escriban de la misma forma, como ocurre con deshecho y desecho) pero cuyos significados son distintos. Como ejemplo de homónimos encontramos: bajo (preposición), bajo (del verbo bajar) y bajo (que no es alto); también vaca (animal) y baca (sirve para llevar el equipaje sobre el automóvil), así como basto (grosero) y vasto (amplio).

– Polisemia

Una palabra es polisémica cuando tiene varios significados distintos. Por ejemplo: capa (abrigo sin mangas) y capa (de pintura), cola (rabo de animal) y cola (tipo de pegamento) o lunar (mancha en la piel) y lunar (referente a la Luna).

– Paronimia

Surge cuando hay palabras que escritas se parecen mucho, pero que no son exactamente iguales, y cuyos significados son distintos. Ejemplos de parónimos son: color y calor, actitud y aptitud, hora y ahora, etc.

– Metonimia

Es cuando una palabra sustituye a otra palabra más apropiada en el contexto ya que su significado está relacionado. Por ejemplo, cuello es la parte del cuerpo que une cabeza y tronco y, por ello, cuello es también el término que nació para definir cualquier prenda que lo rodee. También es metonímica la palabra “plumas” si la utilizamos para sustituir a “escritores” en una oración, o si decimos “beberse la botella” en lugar de “beberse el vino“, que sería más adecuado.

Metáfora

Existe metáfora cuando una palabra es incluida en un contexto no habitual para ella con el fin de sustituir su significado por otro. Por ejemplo: “cabello de fuego” para expresar que es de un rojo intenso; “golpeada por su aparición” para describir cómo te ha afectado, etc.

Imprimir Imprimir





Tags: ,

Category: Lengua y Literatura


Comentarios (6)

Comentarios RSS Feed

  1. justin sosa dice:

    esta pagina es muy buena hay mucha informacion

Deja tu comentario